jueves, 25 de mayo de 2017

NOSOTROS HABLAREMOS DE TI




A la memoria de Paco Vallejo

Nosotros hablaremos de ti
cuando arda el mundo y las llamas nos iluminen con su luz
y lloremos de belleza.

Nosotros hablaremos de ti
cuando suenen los blues hirientes
y el rocanrol salvaje haga añicos el silencio espeso de la noche.

Nosotros hablaremos de ti
cuando veamos a lo lejos los días felices
y los lobos aúllen en el bosque.

Nosotros hablaremos de ti
cuando se afilen las guitarras eléctricas
y cantemos una canción de Pepe Risi.

Nosotros hablaremos de ti
cuando los libros de poesía
ya no nos besen con su lengua cálida.

Nosotros hablaremos de ti
cuando la nostalgia, con su aspecto de ave carroñera,
nos sobrevuele y nos devore.

Nosotros hablaremos de ti
cuando Lapido escriba otra canción que hable de flores
y alambre de espino.

Nosotros hablaremos de ti
cuando recordemos los trenes que nunca cogimos,
cuando veamos partir los trenes que nunca cogeremos.

Nosotros hablaremos de ti
en las horas más frías del invierno
en las más calurosas del verano.

Nosotros hablaremos de ti
cuando una mujer hermosa, con un vestido rojo
y unas gafas de sol negras, cruce la calle esparciendo su aroma.

Nosotros hablaremos de ti
las tardes de tormenta
mientras alguien murmura una plegaria.

Nosotros hablaremos de ti
un sábado por la noche
o un domingo por la mañana.

Nosotros hablaremos de ti
en la oscuridad
mientras esperamos a que nuestros deseos se hagan realidad.

Nosotros hablaremos de ti
cuando la melancolía saque sus uñas
y arañe nuestras espaldas.

Nosotros hablaremos de ti
cuando llegue octubre
y la luz del sol empiece a marchitarse.

Nosotros hablaremos de ti
cuando seamos viejos
y hayamos sido derrotados por la vida.

Nosotros hablaremos de ti
un día y otro día y otro día
y otro días más.

Sí.

Nosotros hablaremos de ti cuando hayas muerto.

MORIR EN PRIMAVERA

Hoy estoy muy triste. Ayer murió Paco Vallejo. Desde que me vine a vivir a la costa de Granada, Paco se había convertido en uno de mis mejores amigos. Nos juntábamos de vez en cuando. Yo tomaba un café con leche y él una manzanilla y hablábamos durante horas. Siempre de los mismo. Lo que nos había hecho amigos: el rocanrol.
En nuestras charlas indefectiblemente aparecían los mismos nombres: Radio Futura, Ilegales, Nacha Pop, Parálisis Permanente, Kiko Veneno. Y sobre todo 091 y José Ignacio Lapido. Paco era un fan fatal de los Cero. Qué digo, un fan fatal. Paco era EL FAN FATAL. Coleccionaba material relacionado con ellos. Tenía un montón de cosas: entradas, todos sus discos por triplicado, posters, entrevistas en la prensa, púas de guitarra.
Nos vimos por última vez el domingo 5 de mayo. Subimos Gerardo Carrasco y yo a su casa, a Molvízar, para estar con él un rato. Le regalé un disco de un grupo granadino de los años ochenta, Sesión de Noche. Cuando lo vio, empezó a reír y me dijo que ya lo tenía, pero que se lo quedaba. Estuvimos allí con él un par de horas. Hablando, sobre todo, de música, como si, “en cualquier lugar la muerte” no estuviera esperando, agazapada, con sus ojos de hiena. Antes de irnos, nos regaló a cada uno de nosotros un disco. A Gerardo, “Armarios y camas”, de la Dama se esconde. A mí, “Morir en primavera”, de Loquillo y los Trogloditas. Y me escribió, dentro, estas palabras: ”¡Siempre amigos, Rafa!
Esta madrugada me he despertado pensando en mi amigo, al que ya no volveré a ver nunca más, y con quien ya no podré hablar más de sus adorados 091. Y me ha dado por pensar en el título del disco que me regaló: “Morir en primavera”, y he reparado en que había algo de premonitorio en aquel acto. Paco ha muerto en primavera, aunque esta primavera se haya puesto el disfraz de verano.
Paquito, no te puedes imaginar lo afortunado que me siento de haberte conocido, de haber compartido contigo todas esas horas de buena conversación y toda esa pasión desbordada que ponías en la vida. Que la tierra te sea leve, mi queridísimo amigo.

domingo, 21 de mayo de 2017

Algo dulce


Ahora
me apetece
algo dulce,
besos de chocolate,
por ejemplo.

viernes, 19 de mayo de 2017

Secretos

La forma
de tu sonrisa

y

la luz
de tus pupilas.

Ahí radica
el secreto.

jueves, 18 de mayo de 2017

Dolor y poesía

La vida
está hecha
de dolor
y poesía,
un noventa
y nueve
por ciento
de dolor
y el uno
por ciento
restante,
poesía

martes, 16 de mayo de 2017

viernes, 12 de mayo de 2017

Sobrevivir

Ya está decidido: 

Voy a sobrevivir.

domingo, 16 de abril de 2017

Soñé con Antonio Machado

Soñé con Antonio Machado.
Se le veía muy viejo
y muy cansado
enfermo y derrotado.
Fumaba un cigarrillo.
Vestía un traje sucio.
La ceniza le caía
sobre la chaqueta
pero a él eso parecía
no preocuparle.
Estaba de pie
frente a su propia tumba
en el cementerio de Colliure.
Había flores y poemas
sobre la lápida.
Uno de aquellos poemas
lo había escrito yo mismo.
Había una bandera republicana
que alguien había dejado allí
como muestra de respeto.
El poeta estaba de pie
en la quietud del cementerio
mirando la tumba
ajeno a las flores y a los poemas
ajeno a la bandera tricolor
ajeno incluso a las dos personas
que estaban enterradas allí abajo
como si esas dos personas
no fuesen él mismo y su madre.
Hacía mucho frío
y estaba a punto de nevar.
Había mucha tristeza
en aquel sueño.

Cuando atraviesas el fuego lamiéndote los labios, Ediciones enemigo público número uno, 2017.  

martes, 11 de abril de 2017

Libertad de expresión

Primero vinieron a por el grupo de rock vasco,
pero no dijimos nada porque nosotros no éramos vascos
ni tocábamos en un grupo de rock.



Luego le tocó el turno al actor comunista procubano,
pero no dijimos nada porque no éramos
ni actores ni comunistas ni procubanos.



Al poco tiempo encerraron a los titiriteros,
pero tampoco esta vez levantamos nuestra voz,
porque nosotros no éramos titiriteros.



Después la tomaron con los del hip-hop,
pero como nosotros no éramos los del hip-hop,
miramos para otro lado y no dijimos ni mú.



A los del hip-hop les siguieron los tuiteros,
pero no queríamos problemas, así que seguimos calladitos,
porque nosotros no éramos tuiteros.



Poco después fue el turno de los activistas sociales,
pero como nosotros no estábamos en el activismo social,
guardamos un silencio sepulcral.



Al poco tiempo, fueron a por los periodistas,
pero ese no era nuestro problema
porque los periodistas estaban en el otro bando.



Luego fueron a por los humoristas
pero no se oyó ninguna protesta,
porque nosotros no éramos humoristas.



Y por último vinieron a por los poetas,
y resulta que nosotros éramos poetas,
pero para entonces la libertad de expresión



había sido secuestrada, torturada, violada,
fusilada y yacía, sin vida,
en un gran charco de sangre roja



y en ese momento descubrimos 
que ya era demasiado tarde 
para poder decir algo.










domingo, 26 de marzo de 2017

Soñé que era un poema de Antonio Orihuela





Soñé que era
un poema
de Antonio Orihuela.
Un poema
hermoso
rebelde        
combativo
fraternal
místico
militante
disidente 
luminoso
certero
ecologista
sensual
utópico
dulce
cabal
digno
anticapitalista
libertario
y un poco loco. 
Era todo eso
y mucho más.
Era un poema
de Antonio Orihuela.
Rafael Calero Palma, Cuando atraviesas el fuego lamiéndote los labios, Ediciones enemigo público número uno, 2017. 

lunes, 13 de marzo de 2017

Una vida Marca España



Se compró
una vida
Marca España.
Venía envuelta
en una caja
reluciente
de colores
brillantes.  
Le dijeron
en la tienda
que aquella vida
era hermosa
y que olía
de maravilla.
Cuando abrió la caja
se sintió
terriblemente
estafado
pues la vida
que encontró
dentro de la caja
era fea
saltaba a la vista
que estaba
en mal estado
y además
apestaba
a mierda fresca.